El sopar solidari per Càritas del Club Nàutic

Ahir divendres a darrera hora de la tarda, de la má del Sr. President del Club Nàutic de Salou i d’una representant del Shopping Salou, organitzador y col·laboradors, respectivament, van lliurar a Mn. Santi i a l’Esteve Tomàs, un xec per valor de 2.000€ resultant del sopar solidari que es va organitzar en el Club Nàutic la vigilia de la Mare de Déu.

Una part del ticket de sopar ja portava inclòs el donatiu per Càritas, havent la possibilitat de la fila 0. També es va realitzar una rifa solidària amb obsequis de l’entitat local Shopping Salou.

Agraïm al Club Nàutic Salou i al Shoping Salou aquesta iniciativa,

Diumenge XXII durant l’any / B / 2021

Llegir la Paraula de Déu

Llegir el Full Dominical

 

Lectura espiritual

LA RESPUESTA. De lo que eres puede salir algo muy bueno

Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les dice: ¿Qué buscáis? Respondieron: Rabí (que significa maestro), ¿dónde vives? Les dice: Venid y lo veréis. Fueron, pues, y vieron donde vivía y se quedaron con él aquel día. Eran las cuatro de la tarde. […] Felipe encuentra a Natanael y le dice: Hemos encontrado al que describe Moisés en la ley y en los profetas, Jesús, hijo de José, natural de Nazaret. Replica Natanael: ¿DE NAZARET PUEDE SALIR ALGO BUENO? (JN 1,38-39; 45-46)

La primera pregunta del Maestro no puede ser sino ¿qué buscáis?: se trata de la gran cuestión, la única realmente determinante. ¿Qué busco en este momento de mi vida, si es que busco? ¿A quién sigo, si no es que tengo mi esperanza arruinada? ¿Cuál es mi sed esencial? Todo nace de esto. ¿Voy tras algo o tras alguien que me ayude a vencer la oscuridad? Jesús les interroga directamente porque no quiere que se lleven a engaño. ¿Buscas reconocimiento social, matar el tiempo, abrigo emocional…, o le buscas a Él, más allá de tus indigencias?

La pregunta, cada día, cada hora, cada minuto… si estamos atentos la escucharemos siempre. De nuestra respuesta dependerá nuestro progreso espiritual. Avanzaremos si de verdad queremos estar con Él. Vemos en la medida en que vamos.

Los discípulos no le responden que buscan la iluminación, o la paz del mundo, o la plenitud personal… no dicen que quieren ser felices, solucionar sus problemas, contribuir a la justicia social o al bienestar del mundo… Dan con la única contestación que un maestro puede aceptar de su discípulo: ¿dónde vives?, es decir, quiero estar contigo, te busco a ti, puesto que tú me vas a abrir el camino hacia mi mismo. Buscamos el maestro interior, buscamos al Señor de nuestra conciencia, buscamos el núcleo más profundo: es allí donde queremos vivir.

En la fase inicial, más que al mensaje, solemos prestar atención al mensajero. En los comienzos llama más la atención lo externo que lo interno. Pero hasta que no vayas al desierto, no escucharás la voz que acalla todas esas preguntas -tan mentales- y no obedecerás esa voz que dice: Ven y lo verás, ven y lo escucharás. De lo que se trata, por tanto es de ponerse en marcha, de empezar a caminar, de arrancar; luego vendrá la visión, la misión y todo lo demás.

Un primer obstáculo: ¿Yo? ¿Con lo que yo soy? ¿A estas alturas? Pero ¿puede salir algo bueno de mí? Ven y lo verás. Debes venir; de lo contrario, no podrás verlo. Si no te pones en movimiento, no hay nada que hacer. No te pido que creas, sino que te muevas. Solo te pido que vengas y abras los ojos.

Si emprendes el camino espiritual no esperes ver fuegos artificiales ni milagrosas maravillas. Lo que vas a ver es lo que aparentemente ven todos. Ahora bien, si no te cansa de mirarlo, si mantienes la mirada, en ese hijo de José vas a ver a Aquel de quien escribieron la ley y los profetas. Vas a ver a Cristo Jesús. No te lo vas a inventar, lo vas a ver. Casi todo es invisible a primera vista.

La esperanza, como el amor, puede verse realmente. La esperanza no es ni mucho menos una simple idea o una mera ilusión, sino que existe en carne y hueso en algunos hombres y algunas mujeres. Hay en ti un futuro que cumplir. Ven y verás cómo puede seguir saliendo de ti belleza y bondad.

Felipe ha visto y ha oído; y es testigo ante Natanael. La esperanza depende del testimonio. Pasa de persona a persona. Alguien te invita y tu vas. Escuchas algo y te fías. Ves y comprendes que ahí hay algo que es de verdad. No hay espiritualidad que no pase por los sentidos.

¿De Nazaret puede salir algo bueno? Puedo, yo, dar algún fruto todavía? ¿Sirve para algo lo que hago? ¿Tiene sentido que aún esté aquí, entretenido con esto que tengo entre manos? Tú mismo, aunque no lo creas eres luz. De Nazaret, esto es, de lo que somos, puede salir definitivamente algo bueno.

(Inspirado en el libro: Biografía de la luz, de Pablo d’Ors)

Diumenge XXI durant l’any / B / 2021

Llegir la Paraula de Déu

Llegir el Full Dominical

 

Lectura espiritual

LA LLAMADA. Escuchar la voz del maestro interior

Mientras paseaba junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos -Simón, apodado Pedro, y Andrés su hermano- que estaban echando una red al agua, pues eran pescadores. Les dice: Veníos conmigo y os haré PESCADORES DE HOMBRES. Al punto dejaron las redes y lo siguieron. (Mt 4,18-20)

Jesús no se puso a buscar discípulos o colaboradores que le ayudaran en su misión, sino que, sencillamente, los encontró. Es importante esto de ver y llamar, sin la mediación del pensar. No hay ningún planteamiento que hacer, la cosa cae por su propio peso.

También es importante que sea el maestro quien llame al discípulo y no al revés. Nosotros podemos buscar cuanto nos venga en gana, pero lo cierto es que hasta que no escuchemos la voz de nuestro maestro interior, diciéndonos: ven y sígueme, hasta ese momento nada relevante sucederá. El asunto está, por tanto, en escuchar esa voz y, naturalmente, en dejar de inmediato las redes que tengamos entre manos, sin pensar. Tal vez no escuchemos esa voz porque las redes no son ya para nosotros un trabajo, sino una trampa: porque nos hemos enredado en el trabajo, y ahora es él el que nos domina.

Dios llama a quien quiere, nadie puede entender sus criterios. Jesús llamó a esos pescadores porque vio que trabajaban bien, que disfrutaban de su tarea, esmerándose en hacerla lo mejor posible. Que se olvidaban de sí mismos mientras la realizaban.

La expresión vocación religiosa o elección divina puede parecer como si Dios discriminase y hubiera para Él distintos rangos o categorías. Confundimos diferencia y discriminación. En el evangelio queda claro que la segregación no es por méritos personales, sino en orden a una misión: estar con Él (encargo personal) e ir y anunciar a todo el mundo (encargo pastoral).

Esta llamada marca la existencia del elegido de forma determinante: en adelante su corazón -estará o debería estar- colonizado por Cristo; en adelante, no podrá regir su propio destino desde criterios individuales; en adelante, deberá sentirse corresponsable de toda la humanidad. No podrá vivir simplemente para sí, sino para Cristo y para los demás. Desde esta perspectiva, no parece que la llamada apostólica sea básicamente un privilegio.

Tampoco hay que olvidar que Jesús llama a pescadores, es decir a trabajadores manuales y gente ordinaria, no a personas religiosas o a intelectuales muy preparados, que pueden revelarse como impedimentos para la realización de un camino espiritual. Tanto la mente como el corazón, sin espíritu, tienden a degenerar en intelectualismo y en sentimentalismo. Quien cae en las redes de las ideas o de las emociones, se aleja de la verdadera vida del espíritu.

Estar con Él y pescar a los hombres: contemplación y acción, comunidad y misión, interioridad y exterioridad, recibir y dar.

Pescar hombres tiene relación con lo de pescar peces. La misión espiritual siempre está relacionada con los talentos naturales de cada cual, aunque profundiza, desde luego, esos talentos o dones naturales para llevarlos a su plenitud.

Resulta sobrecogedora la inmediatez con que estos cuatro primeros discípulos aceptan la invitación de Jesús y le siguen: no hay dudas, no hay preguntas (¿adónde?, ¿quién eres?, ¿qué pasará con mi familia?…), sólo acción pura.

 

(Inspirado en el libro: Biografía de la luz, de Pablo d’Ors)

Cap de setmana de Càritas Interparroquial

Durant el cap de setmana, de divendres tarda a diumenge nit, va estar obert el Mercadet Solidari de Càritas al pati de Santa Maria del Mar. Sí, que varen passar persones, però no les que ens pensàvem que passarien, això també s’ha notat amb el que s’ha pogut recollir.
Per una altre costat, el Club Nàutic de Salou va organitzar el passat dissabte 14 al vespre un sopar benèfic per Càritas, on una part del ticket de sopar ja portava inclòs el donatiu per Càritas, havent la possibilitat de la fila 0. També es va realitzar una rifa solidària amb obsequis de l’entitat local Shopping Salou.
Agraïm al Club Nàutic Salou, que sempre està disposat a col·laborar amb Càritas, aquesta iniciativa.