Diumenge V durant l’any / B / 2021

Llegir la Paraula de Déu

 


Lectura Espiritu
al

La falta de tiempo para Dios no refleja sino una confusión de prioridades. Sería fácil hacerle ver a esa persona que una llamada telefónica menos, o el concretar momentos específicos del día para atender sus correos electrónicos, o cualquier otro pequeño recorte de una actividad, le haría posible obtener quince o veinte minutos para Dios en exclusiva. Por no decir las horas gastadas frente a las diversas pantallas los fines de semana…

Pero no basta la determinación de lograra esos espacios exclusivos dedicados a percibir la Presencia divina. Es muy posible que si llegamos en frío al momento del encuentro, no logremos demasiado. El mundo mental y el afectivo no habrán estado adecuadamente orientados. La Presencia divina se acoge en la oración porque ha sido acogida muchas veces y de muchos modos a lo largo de la jornada. Yo estaré con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo, dijo Jesús (MT 28,20). Y si está todos los días es porque está todo el día, además de toda la noche y en cualquier circunstancia. Perseverante, a pesar de nuestro repetido olvido.

De modo que todo puede resultar un motivo válido para descubrirlo a Él. En realidad, no se trata sino de encender la fe y el amor, y entonces logramos hacer que el Dios oculto salga de su escondite, o de su disfraz, y así podremos agradecerle tal o cual suceso, y la noticia terrible que acaba de publicarse encenderá un acto de desagravio, o iremos por la calle rezando por las personas con las que nos topemos, o el calor del horno de la cocina nos recordará lo terrible del infierno, o calcularemos -ilusionados- las horas que nos faltan para la próxima comunión, y encenderemos entonces nuestra ansia de recibirlo con actos de deseo, o será un encuentro tan sencillo como la repetición continua del nombre de Jesús, o el de María, o la puerilidad de estampar un beso en la estampa, o en el rosario, o en el crucifijo…

Se va formando entonces el ambiente, la atmósfera de Cristo, la Cristósfera. La acogida de la presencia más intensa que buscamos cuando llega el rato destinado a la oración no será entonces sino una continuidad de esa manera múltiple de haberlo acogido muchas veces en el corazón y en los labios a base del ejercicio repetido de advertirlo con nosotros: Aquel que me ama, mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos en él nuestra morada… (Jn 14,23)

Una religiosa italiana que vivió en México, describe sus búsquedas y sus encuentros…

… una palabra oída de paso, la vista de una flor, de un objeto cualquiera, un sueño, un canto, etc., le descubre a su Dios, envuelto u oculto en esas cosa que le revelan su hermosura, su poder, su grandeza y, sobre todo, su bondad. ¡Más de una vez el canto de un pájaro me ha hecho sentir la presencia de Dios! ¡Triste, infeliz i desgraciado aquel que no encuentra a Dios en todas partes, y no le hablan de Él todas las cosas, ni le muestran su amor, ni le hacen sentir su presencia i oír su voz! Yo no podría vivir; sería insoportable la vida.

Diremos también las responsabilidades que en este sentido atañe a padres y educadores. Lograr que en el ambiente familiar y en el escolar se dé dicha Cristósfera es tarea prioritaria en un mundo que silencia y hace desaparecer a Dios. Enseñar a los niños desde pequeños la capacidad de descubrirlo sería una tarea saludable que los haría inmunes a los virus del laicismo y la secularización con que se encontrarán después. “Dios ha muerto; nosotros lo hemos matado”. La terrible frase de Nietzsche -que se verifica, por desgracia, en tantos ámbitos- será conjurada por aquel que haya logrado, con la actitud contemplativa, crear durante toda su jornada el ambiente que le permita respirar el aire del paraíso.

Ricardo Sada; Consejos para la oración mental

 

El vídeo del Papa, febrer de 2021. Per les dones que són víctimes de la violència

Dones. Patiment. Violència. Massa vegades veiem a les notícies aquestes tres paraules juntes. Com si això fos poc, la pandèmia ha provocat que els maltractaments augmentin. Com reparar aquest mal? Pots començar per respondre a la petició que les dones que pateixen algun tipus de violència fan: AJUDA. Com diu el Papa Francesc, “si volem un món millor, que sigui una casa de pau i no un pati de guerra, tots hem de fer molt més per la dignitat de cada dona”. Posa’t en acció compartint el Vídeo del Papa en totes les teves xarxes socials! Fes que el missatge de denúncia de el Sant Pare arribi a moltes persones.

“Avui, continua havent dones que pateixen violència. Violència psicològica, violència verbal, violència física, violència sexual.

És impressionant el nombre de dones colpejades, ofeses, violades.

Les diferents formes de maltractaments que pateixen moltes dones són una covardia i una degradació per a tota la humanitat. Per als homes i per a tota la humanitat.

Els testimonis de les víctimes que s’atreveixen a trencar el seu silenci són un crit d’auxili que no podem ignorar.

No podem mirar a una altra banda.

Resem per les dones que són víctimes de la violència, perquè siguin protegides per la societat i perquè el seu patiment sigui considerat i sigui escoltat per tots “.

 

Si vols veure més vídeos sobres les intencions del Papa els trobaràs a http://www.elvideodelpapa.org

Diumenge IV durant l’any / B / 2021

Llegir la Paraula de Déu

 


Lectura Espiritu
al

LA LECTIO DIVINA

LECTURA DEL EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (Mc 4,21-25)

En aquel tiempo decía también a la gente:
—¿Acaso se trae la lámpara para taparla con una vasija de barro o ponerla debajo de la cama? ¿No es para ponerla sobre el candelero? Pues nada hay oculto que no haya de ser descubierto; nada secreto que no haya de ponerse en claro. ¡Quien tenga oídos para oír que oiga.
Les decía además:
—Prestad atención a lo que escucháis. Con la medida con que vosotros midáis, Dios os medirá, y con creces. Pues al que tanga se le dará, y al que no tanga se le quitará incluso lo que tiene

Palabra de Dios.

LECTIO (¿Qué dice este evangelio?)

Los breves versículos que componen el pasaje de hoy contienen algunas sentencias que completan e iluminan el mensaje central ofrecido por la parábola de la semilla y del sembrador. Se subraya, en particular, la necesidad de convertirse en anunciadores fieles e incansables de la Palabra recibida: todo don se convierte en un deber.

Una comparación tomada de la vida ordinaria sirve para introducir la enseñanza que Jesús quiere proporcionar a sus colaboradores más allegados. «¿Acaso se trae la lámpara para taparla con una vasija de barro?» La pregunta es tan sencilla que hasta un niño podría contestarla sin dificultad; en consecuencia, tanto más claras e inequívocas resultarán también las exigencias del seguimiento de Cristo.

A los apóstoles —y a todos los cristianos— les ha sido manifestado el secreto del Reino de los Cielos; ellos, como portadores de la luz divina, se han convertido por eso en lámparas: ya no pueden permanecer escondidos; su tarea concreta es la de iluminar a los otros, guiarles hacia la Luz verdadera. He aquí, pues, que vuelve, apremiante, la invitación —más aún, el compromiso— de escuchar: los apóstoles no pueden anunciar nada de su propia cosecha, sino solo lo que han recibido, con una fidelidad y humildad extremas: son discípulos del único Maestro. Les ha sido dado un gran tesoro, pero con él se les ha confiado asimismo la responsabilidad de hacerlo fructificar; si llegara a faltar el fruto por un descuido voluntario, sería señal de que se ha rechazado antes que nada al Dador, cerrándose así a la vida y al amor, abocándose a la muerte.

MEDITATIO ¿Qué me dice, a mí?

ORATIO ¿Qué respondo, que le digo yo a Jesús?

CONTEMPLATIO Que cesen las palabras; ¡mírale!

ACTIO Repite con frecuencia y vive hoy la Palabra: «Gratis habéis recibido, dad gratis» (Mt 10,8).

 

 

Diumenge III durant l’any / B / 2021

Llegir la Paraula de Déu

Llegir el Full Dominical

 


Lectura Espiritu
al

En la solemnitat del sants màrtirs Fructuós, bisbe, i Auguri i Eulogi, diaques, s’ha celebrat a Tarragona, aquest 21 de gener, com ja és tradició, la pregària i lectura de la Passio Fructuosi. Per segon any consecutiu, la pregària ha tingut lloc a la Capella de Sant Fructuós de la Catedral de Tarragona i per primera vegada s’ha retransmès en directe per Internet a través de la pàgina web de l’Arquebisbat i de les xarxes socials. La podeu sentir en el vídeo que teniu a continuació.