Diumenge XI durant l’any / B / 2018

 

Llegir la Paraula de Déu

Llegir el Full Dominical


 

Lectura espiritual

Al iniciar estas páginas, querría hacer una pregunta al lector: “¿Has sorprendido ya a tu corazón en flagrante delito de oración?” Es una experiencia muy concreta la que evoco.

Seguramente todos nosotros la hemos hecho en un momento u otro de nuestra vida, ya sea cuando nos hemos encontrado con un verdadero hombre (o mujer) de oración, ya sea al leer un libro que, de golpe, nos sumerge en el misterio de la relación del hombre con Dios.

Los escritos del monje Silvano me causan esta impresión, no los puedo leer sin que inmediatamente me sienta poseído por la oración que ya no me deja.

Una madre de familia me confesaba un día que se sentía poseída por unas “olas de oración” mientras hacía la limpieza de la casa, aunque su oración era seca y ardua.

Cuando hacemos esa experiencia, la palabra que se nos presenta espontáneamente a nuestra conciencia es la de los peregrinos de Emaús: “¿No es verdad que nuestro corazón ardía, cuando nos hablaba por el camino y nos habría el sentido de las escrituras?” (Lc 24,32).

¿Qué pasa entonces? No hay psicología humana que sea capaz de decirlo. En nuestra vida hay momentos que presentimos el Reino de los cielos, que la puerta de nuestro corazón se abre y deja brotar la oración.

Imaginaros un hombre que hubiera vivido una experiencia de amistad hasta los veinte años, que no hubiera vuelto a ver a su amigo y que, de repente, en el espacio de un segundo, viera surgir el rostro de su amigo -una especie de cosa huidiza, secreta, pero también muy fuerte-. Es la experiencia de quien se aproxima al mar: el aire no es el mismo, está saturado de yodo. Es el viento del cielo, el soplo del Espíritu Santo.

Todos lo hemos sentido pasar algún día: solo esto nos puede atraer hacia Dios y darnos el gusto y el deseo de rezar. No se entra en la vida de oración porque se está convencido que se es más perfecto, sino porque no se puede hacer otra cosa.

Imaginaros san Pablo después de la experiencia del camino de Damasco. Su problema ya no era el de saber cómo encontraría Dios sino cómo lo soportaría el día de su visita: ya no se trataba de buscarlo sino de dejarse buscar y encontrar por él.

Entonces comprendió lo ridículos que eran sus deseos ante la realidad del rostro del Resucitado.

Jean Lafrange: La oración del corazón

 

 

Diumenge X durant l’any / B / 2018

 

Llegir la Paraula de Déu

Llegir el Full Dominical


Lectura espiritual

Rom 8,14-39

Todos los que son conducidos por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Y vosotros no habéis recibido un espíritu de esclavos para volver a caer en el temor, sino el espíritu de hijos adoptivos, que nos hace llamar a Dios: Padre. El mismo espíritu se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios. Si somos hijos, también somos herederos, herederos de Dios y coherederos de Cristo, porque sufrimos con él para ser glorificados con él.

Yo considero que los sufrimientos del tiempo presente no pueden compararse con la gloria futura que se revelará en nosotros. Sabemos que la creación entera, hasta el presente, gime y sufre dolores de parto. Y no sólo ella: también nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, gemimos interiormente anhelando que se realice la redención de nuestro cuerpo. Porque solamente en esperanza estamos salvados. Ahora bien, cuando se ve lo que se espera, ya no se espera más: ¿acaso se puede esperar lo que se ve?

En cambio, si esperamos lo que no vemos, lo esperamos con constancia. Igualmente, el mismo Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad porque no sabemos orar como es debido; pero es Espíritu intercede por nosotros con gemidos inefables. Y el que sondea los corazones conoce el deseo del Espíritu y sabe que su intercesión en favor de los santos está de acuerdo con la voluntad divina.

Sabemos, además, que Dios dispone, todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquellos que él llamó según su designio. En efecto, a los que Dios conoció de antemano, los predestinó a reproducir la imagen de su Hijo, para que él fuera el Primogénito entre muchos hermanos; y a los que predestinó, también los llamó; y a los que llamó, también los justificó; y a los que justificó, también los glorificó.

¿Qué diremos después de todo esto? Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros? El que no escatimó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿no nos concederá con él toda clase de favores? ¿Quién podrá acusar a los elegidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién se atreverá a condenarlos? ¿Será acaso Jesucristo, el que murió, más aún, el que resucitó, y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros? ¿Quién podrá entonces separarnos del amor de Cristo? ¿Las tribulaciones, las angustias, la persecución, el hambre, la desnudez, los peligros, la espada?

Como dice la Escritura: Por tu causa somos entregados continuamente a la muerte; se nos considera como a ovejas destinadas al matadero. Pero en todo esto obtenemos una amplia victoria, gracias a aquel que nos amó. Porque tengo la certeza de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los principados, ni lo presente ni lo futuro, ni los poderes espirituales, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra criatura podrá separarnos jamás del amor de Dios, manifestado en Cristo Jesús, nuestro Señor.

 

 

El vídeo del Papa, juny 2018. Les xarxes socials

El Vídeo del Papa: Internet i les xarxes socials ens obren moltes possibilitats. Però cal fer-les servir bé i per al bé. No per aïllar-nos, sinó per comunicar-nos millor.

No per difondre mentides, sinó per explicar veritats. “Internet és un do de Déu, però també és una gran responsabilitat.

La comunicació, els seus llocs, els seus instruments han comportat un allargament dels horitzons, un eixample, per a tantes persones.

Aprofitem les possibilitats de trobada i de solidaritat que ofereixen les xarxes socials. I que la xarxa digital no sigui un lloc d’alienació.

Sigui un lloc concret, un lloc ric d’humanitat. Demanem junts perquè les xarxes socials no anul·lin la pròpia personalitat, sinó que afavoreixin la solidaritat i el respecte de l’altre en les seves diferències. ”

Si vols veure més vídeos sobre les intencions del Papa els trobaràs a http://www.elvideodelpapa.org

La nostra parròquia premiada en el 33è Concurs Bíblic

El passat dissabte 2 de juny, a la parròquia de Sant Pere i Sant Pau de Tarragona, va tenir l’acte de lliurament dels premis del Concurs Bíblic d’enguany, en el que van ser premiada la nostra parròquia.

La Patricia, catequista, va recollir el premi que se’ns va atorgar en la modalitat de parròquia.

Enhorabona i  felicitats!

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: