DIUMENGE XX durant l’any / C / 2022 — ASSUMPCIÓ de la MARE de DÉU

Llegir la Paraula de Déu

 

Butlletí Full Parroquial

Llegir el Full Dominical

Assumpció de la
Mare de Déu

Llegir la Paraula de Déu

Una mirada artística a l’Evangeli del Diumenge, un gentilesa de l’Amadeu Bonet, artista.

 


Lectura Espiritual

La  adultera perdonada

Los letrados y fariseos le presentaron una mujer sorprendida en adulterio, la colocaron en el centro, y le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. La ley de Moisés ordena que dichas mujeres sean apedreadas, tú ¿qué dices? Lo decían tentándolo, para tener de qué acusarlo. Jesús se agachó y, con el dedo, se puso a escribir en la tierra. Como insistían en sus preguntas, se incorporó y les dijo: Quien de vosotros esté sin pecado tire la primera piedra. De nuevo se agachó y seguía escribiendo en la tierra. Los oyentes se fueron retirando uno a uno, empezando por los más ancianos hasta el último. Quedó solo Jesús y la mujer en el centro, de pie. Se incorporó Jesús y le dijo: Mujer, ¿dónde están?, ¿nadie te ha condenado? Contestó: Nadie, Señor. Le dijo Jesús: Tampoco yo te condeno. Ve y en adelante no peques más. (Jn 8,3-11)

Los jueces no miran la persona, sino sólo la ley. Por fortuna, dentro de nosotros hay también algo que, mientras que todo lo demás se excita en el fragor de la violencia, mantiene la serenidad y mira con amor.

Jesús se toma su tiempo para responder. El silencio que hay entre una pregunta y su respuesta es lo que posibilita que esta respuesta sea espiritual. Todos tienen los ojos fijos en él, todos han sucumbido al silencio. El centro de atención ha cambiado de la adúltera a él, de la presunta oscuridad a la luz, del griterío a la silenciosa expectación.

El espíritu siempre hace que miremos más adentro. El problema de los jueces es, en esencia, que no se habían mirado a sí mismos. El espíritu nunca coloca el problema fuera. ¡Mírate!, es lo que siempre dice el espíritu.

La mente siempre enjuicia y separa, mientras el espíritu reconcilia y unifica. Sin la mediación del espíritu, el cuerpo habría sido ejecutado, la mujer habría sido apedreada, el abismo se habría ensanchado. Gracias a Jesús, el círculo de la muerte se deshace y se abre un nuevo episodio: una nueva posibilidad de encuentro, otra oportunidad. Sólo el espíritu puede salvar a la mente de sí misma.

¡Señor!, dice ella agradecida. Se ha salvado, ha quedado iluminada.

Anda y no peques más: empieza una vida distinta, un nuevo principio.

 Pablo d’Ors, Biografía de la luz

DIUMENGE XIX durant l’any / C / 2022

Llegir la Paraula de Déu

Veure el BUTLLETÍ FULL PARROQUIAL

Llegir el Full Dominical

Una mirada artística a l’Evangeli del Diumenge, un gentilesa de l’Amadeu Bonet, artista.


Lectura Espiritual

Mirar sin miedo al futuro

Un maestro del estudio de la historia, José Mattoso, dice que ésta (la historia) muestra que no basta la acción; es preciso también la contemplación. Y quizá aún más: que sin la contemplación de nada vale la acción. La contemplación es, sin embargo, una práctica exigente. Requiere que tomemos decisiones de las que nos desacostumbramos: la concentración, el desposeimiento, el silencio, la soledad creativa. Exige de quien la abraza un auténtico descentrarse de uno mismo, algo no siempre fácil. Pero Mattoso afirma con razón que mientras haya seres humanos que se entreguen a ella en cuerpo y alma podemos mirar sin miedo el futuro.

José Tolentino Mendonça, La mística del instante, Verbo divino, p. 263

El vídeo del Papa, agost de 2022. Pels petits i mitjans empresaris

 

Tothom sap que la crisi que encara no hem deixat enrere té unes gravíssimes conseqüències socioeconòmiques. No només a les grans empreses, sinó sobretot entre els petits i mitjans empresaris, els artesans, “els dels comerços, els tallers, la neteja, el transport i tants altres”. El seu sacrifici per trobar una sortida a aquesta crisi, per salvar el seu negoci i els seus empleats, és enorme. Ells “amb valor, amb esforç, amb sacrifici, inverteixen a la vida, generant benestar, oportunitats i treball”. El Papa Francesc els ha volgut agrair la tasca en la intenció d’oració per al mes d’agost. Unim-nos al seu agraïment compartint aquest vídeo.

“Com a conseqüència de la pandèmia i de les guerres, el món s’enfronta a una greu crisi socioeconòmica. Encara no ens vam adonar!

I entre els grans perjudicats hi ha els petits i mitjans empresaris.

Els dels comerços, els tallers, la neteja, el transport i tants d’altres. Els que no surten a les llistes dels més rics i poderosos i, malgrat les dificultats, creen llocs de treball mantenint la seva responsabilitat social.

Els que inverteixen en el bé comú en lloc d’amagar els diners en paradisos fiscals.

Tots dediquen una enorme capacitat creativa a canviar les coses des de baix, des d’on sempre surt la millor creativitat.

I amb valor, amb esforç, amb sacrifici, inverteixen en la vida generant benestar, oportunitats i feina.

Preguem perquè els petits i mitjans empresaris, durament afectats per la crisi econòmica i social, trobin els mitjans necessaris per continuar la seva activitat al servei de les comunitats on viuen”.

 

 

 

Si vols veure més vídeos sobres les intencions del Papa els trobaràs a http://www.elvideodelpapa.org

 

DIUMENGE XVIII durant l’any / C / 2022

Llegir la Paraula de Déu

Veure el BUTLLETÍ FULL PARROQUIAL

Llegir el Full Dominical

Una mirada artística a l’Evangeli del Diumenge, un gentilesa de l’Amadeu Bonet, artista.

 


Lectura Espiritual

LA MEJOR PARTE
El dilema entre lo urgente y lo esencial

Yendo de camino, entró Jesús en una aldea. Una mujer, llamada Marta, lo recibió en su casa. Tenía una hermana llamada María, la cual, sentada a los pies del Señor, escuchaba sus palabras, mientras Marta se afanaba en múltiples servicios. Hasta que se paró y dijo: Maestro, ¿no te importa que mi hermana me deje sola en la tarea? Dile que me ayude. El Señor le replicó: ¡Marta, Marta!, TE PREOCUPAS Y TE INQUIETAS POR MUCHAS COSAS, CUANDO UNA SOLA ES NECESARIA. María escogió la mejor parte y no se la quitarán. (Lc 10,38-42)

Nadie es pura acción o pura contemplación. La persona más activa necesita pararse; y el más contemplativo, al menos de cuando en cuando, debe actuar. La cuestión es, pues, la armonía entre ambas vertientes. Jesús, lo que dice es que María escogió la mejor parte.

Sugiere que no es preciso subrayar la acción, puesto que todos actuamos de un modo u otro. La contemplación, sin embargo, es decir, la mirada sin pretensiones, la pura receptividad, si es urgente destacarla, pues son pocos los que la cultivan a diario, aunque sólo sea unos minutos.

Sin contemplación, lo más probable es que la acción derive en activismo, que es la equivocada presunción de que el mundo depende de nuestra actuación. El mundo, sin embargo, no depende de nosotros sino de Dios. Nosotros podemos colaborar con Él, o incluso entorpecer sus designios.

No es espiritualismo. Jesús no nos está diciendo que tengamos que dedicar más tiempo a orar que a trabajar, sino simple y llanamente que antes de trabajar hay que orar. Que orar sea lo primero no significa que cuantitativamente exija más. A decir verdad, bastaría con dedicar algunos ratos al silencio y a la oración cada día para que el corazón estuviera centrado en Dios y no se perdiera en los quehaceres. Y, tengamos en cuenta que los frutos de la contemplación son lentos y discretos.

La preocupación no es uno de los nombres de Dios. La preocupación, que suele ser obsesiva y circular, no sirve más que para enfermar. Lo profundo nunca es complicado, lo que no significa que no pueda ser costoso. El alma se sana con lo sencillo y lo diáfano.

En la parábola del sembrador, Jesús equipara las preocupaciones con la cerrazón y la esterilidad que produce el exceso: Lo sembrado entre abrojos significa el que escucha la palabra; pero las preocupaciones de la vida y la seducción de las riquezas, ahogan la palabra y la dejan estéril (Mt 13,22; Mc 4,19).

Pero, ¿no es vivir sin preocupaciones de ningún género un imposible? Lo que sí parece más posible es minimizar el conflicto que tenemos con nosotros mismos. Ahí es donde entra la propuesta de Jesús. Porque en la oración contemplativa ya no hay preocupaciones. Si acudimos con regularidad, la preocupación dejará de tener un dominio tan determinante sobre nosotros.

La propuesta de Jesús es que dediquemos tiempos y espacios -cada uno sabrá el que necesita- a la pura contemplación, libres de ese lastre que es la preocupación. Si no tenemos tiempos ajenos al ajetreo propio de la vida, entonces no estamos haciendo lo que Dios quiere y nos recomienda por boca de Jesús.

Pablo d’Ors, Biografía de la luz