Diumenge II de PASQUA / B / 2021

Llegir la Paraula de Déu

Llegir el Full Dominical

 

 

Lectura espiritual

EL SACERDOTE. Entrar en el propio templo

Una vez que, con los de su propio turno, oficiaba ante Dios, según el ritual sacerdotal, le tocó entrar en el santuario para ofrecer incienso. Entonces, mientras la masa del pueblo quedaba fuera orando durante la ofrenda del incienso, se le apareció un ángel del Señor, de pie a la derecha del altar del incienso. Al verlo, Zacarías se asustó y quedó sobrecogido de temor. El ángel le dijo: no temas, Zacarías, que tu petición ha sido escuchada, y tu mujer Isabel te dará un hijo, a quien llamarás Juan […] Zacarías respondió al ángel: ¿Qué garantía me das de eso? Pues yo soy anciano y mi mujer de edad avanzada. Le replicó el ángel: yo soy Gabriel, que sirvo a Dios en su presencia. Me han enviado a hablarte, a darte esta buena noticia. Pero mira, quedarás mudo hasta que esto se cumpla, por no haber creído mis palabras, que se cumplirán a su debido tiempo. El pueblo aguardaba a Zacarías y se extrañaba que se demorase en el santuario. CUANDO SALIÓ, NO PODÍA HABLAR, y ellos adivinaron que había tenido una visión en el santuario. El les hacía señas y seguía mudo. (Lc 1,8-13; 18-22)

Solemos tardar mucho hasta que comprendemos que recibimos en la medida que nos ofrecemos. De jóvenes esperamos que nos lo den todo. De adultos dejamos de ser tan autorreferenciales, muriendo, poco a poco, a nosotros mismos. Empezamos entonces a darnos.

Un sacerdote es alguien que dedica toda su vida al misterio de lo invisible, mediante ofrendas rituales. Claro que no se trata tan solo de ofrecer cosas, sino de ofrecerse a uno mismo por medio de esas cosas.

——————————-

Zacarías era un viejo sacerdote que había vivido siempre de manera irreprochable, cumpliendo todos los mandamientos y las observaciones rituales. Pero no había tenido experiencias místicas. Pese a todo no se había rendido y había mantenido la antorcha encendida.

También nosotros nos cansamos. Quizás nos formulamos preguntas: ¿Consiste la vida en esto? Zacarías necesitaba algo nuevo que le ayudara a renovarse. Nos pasa a todos: o nos renovamos o morimos. La cuestión es ¿Qué esperar?

——————————-

Zacarías recibe una revelación: Tendrás un hijo. Su reacción: la duda y la resistencia, ante el miedo a un hecho que le desborda. Cuando algo nos impresiona mucho, nuestros sentidos se embotan y dejan de responder con normalidad. Zacarías se quedó sin poder hablar.

El silencio es probablemente la mejor respuesta a la manifestación de Dios. El silencio nos da tiempo para asumir lo que sucede, para conservarlo en el corazón, para no sacarlo fuera de inmediato, corriendo el riesgo de profanarlo con interpretaciones injustas.

—————————-

Un sacerdote es alguien que trabaja con la voz. Al enmudecer, debe replantearse su vocación, es decir, su voz interior, dado que ya no puede proyectarla. Debe cuestionarse su ministerio: ya no basta con que acuda al templo, debe entrar en su propio templo, en su conciencia. Tampoco basta ya con que haga sus ofrendas rituales, debe ofrecerse a sí mismo.

Tiene que ser duro quedarse mudo, pero más duro todavía debe ser no haberse quedado nunca, pues eso significaría que jamás hemos permitido que algo grande nos trastocara. Que hemos vivido encerrados en nuestras seguridades y que, por ello, no conocemos la visita del ángel, cuya misión es ponerlo todo patas arriba.

—————————

Para poder experimentar algo tan grande como lo que vivió Zacarías, hay que entrar a diario en el templo; hay que soportar la visita de un ángel -es decir, la irrupción de nuestra identidad más profunda-; hay que fastidiarse quedándose mudo -incomunicado, incomprendido, señalado…-, y, sobretodo, hay que correr el riesgo de ser fecundo y de tener un hijo.

Todo eso nos aterroriza, nos paraliza; y es comprensible, puesto que un ángel es algo así como una concentración de energía pura, desconocida y desestabilizadora.

No podemos ver a Dios y seguir vivos. No podemos adorar -hacer la experiencia de nuestro yo profundo- y pretender que nuestra vida no se haga pedazos.

(Inspirado en el libro: Biografía de la luz, De Pablo d’Ors)

El vídeo del Papa, abril de 2021. Drets fonamentals

Defensar els drets humans fonamentals pot significar, en moltes parts de món, un risc. No només en règims dictatorials, sinó també en algunes democràcies que passen per una crisi. Cal coratge, com diu Francisco per “oposar-se activament a la pobresa, la desigualtat, a la manca de treball, de terra, d’habitatge, de drets socials i laborals”. El Papa ens convida aquest mes a donar suport als que assumeixen les conseqüències de defensar els drets fonamentals allà on no és fàcil “perquè vegin que el seu sacrifici i el seu treball doni fruit abundant”. No els deixem sols. Resa i comparteix aquestes paraules de l’Papa perquè aquests valents se sentin acompanyats en la seva tasca.

“Per defensar els drets humans fonamentals cal coratge i determinació. Em refereixo a oposar-se activament a la pobresa, la desigualtat, a la manca de treball, de terra, d’habitatge, de drets socials i laborals. Pensin que moltes vegades els drets humans fonamentals no són iguals per a tothom. Hi ha gent de primera, de segona, de tercera i de descart. No. Han de ser iguals per a tothom. I en alguns llocs defensar la dignitat de les persones pot significar anar a la presó, fins i tot sense judici. O pot significar la calúmnia. Cada ésser humà té dret, té dret a desenvolupar-se integralment, i aquest dret bàsic no pot ser negat per cap país. Resem perquè aquells que arrisquen les seves vides lluitant pels drets fonamentals en dictadures, en règims autoritaris i fins i tot en democràcies en crisi perquè vegin que el seu sacrifici i el seu treball doni fruit abundant. ”

Si vols veure més vídeos sobres les intencions del Papa els trobaràs a http://www.elvideodelpapa.org

Bona PASQUA

Diumenge de PASQUA / B / 2021

Llegir la Paraula de Déu

Llegir el Full Dominical

 

Q]